El cuaderno del arqueólogo

El diario siempre era la pieza clave de cualquier aventura. Lo primero que cada mañana entraba en la mochila de cualquier aventura. El compañero inseparable al que se revelaban todos y cada uno de los pensamientos por estúpidos que fueran.
Era el lugar que el capitán del barco esperaba salvar tras el naufragio, al que el condenado a muerte confiaba su absolución póstuma o al único que el gobernante mostraba sus dudas y debilidades.
Descubrir un diario de campaña es como dar con la llave que abre una puerta a la intimidad ajena. En la exposición #rupestre que se puede ver estos meses en el @marqalicante podemos ver algunos diarios de campo de los primeros que tras miles de años volvieron a situarse frente a las pinturas rupestres y nos colocan junto a ellos en esos momentos mágicos.
En estos tiempos en las que estamos a punto de abandonar el papel quizá también estemos a punto de olvidar parte de nuestra esencia humana. Seguimos en el camino.
Más cosas en #espaciesdiario en espacies.wordpress.com
#arterupestre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.